. FOTOS SIN PORQUE
Mostrando las entradas con la etiqueta FOTOGRAFÍA URBANA. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta FOTOGRAFÍA URBANA. Mostrar todas las entradas

Cosas de ciudad.

PLAZAS

Señor leyendo en banco de plaza y joven caminando con celu en manos.

En las plazas pasan cosas.


Las plazas son esos lugares tan necesarios para la buena vida en la ciudad.

Salir a caminar por ellas te despejan, oxigenan llenan de energía y brindan un espacio donde se puede sentarse en un banco, leer un libro -como en la foto- tomar martes y charlar con amigos.

Además brinda un lugar de esparcimiento para los más chicos con juegos que les permiten descargar esa energía que los caracteriza.


Un lugar donde se encuentran niños, adolescentes, adultos y adultos mayores haciendo distintas actividades vigorizantes para el físico y la mente.

Fotos de Palermo

LA EXPOSICIÓN RURAL.

Dos promotoras con ponchos amarillos en la rural

Amarillo

 

Corralen la Exposición Rural.

Corral


Gente en la tribuna con sol de frente

Gente al sol




 

Una maquinaría agricola en exposición

Máquina


Maquina agrícola en exposición

Maquinaria




Terneros esperando por juzgamiento de jueces de la Rural.

Previa


Campeón en terneros en la Rural.

Campeón


Ternero premiado en la Rural.

Premiado





Cabeaza de caballo de polo.

Retrato de polo.


Vacuno echado y sujero por una cuerda

Sujeto









Día lunes, el único de la semana con sol ,según el pronóstico, y el resto de la semana lluvias.
Día en que decidí darme una vueltita por la Exposición Rural para ver y sacarme el deseo de fotografiar cosas que siempre tengo.

Estamos en invierno y el día  estaba fresco por lo que fuí en horas de la siesta.
Tomé algunas fotos como para entretenerme y aquí expongo algunas de ellas.

En primer lugar el motivo es la gente que visitó la exposición (más de un millón de visitantes este año).
La gente me atrae como un imán, la primera de ellas es de dos personas, creo promotoras de algo, vestidas con llamativos ponchos amarillos. La otra es de gente en la tribuna disfrutando del sol invernal.

El segundo motivo son las maquinarias expuestas que me asombraron por su tamaño.

El tercero y final  los animales en exposición y competencia. En la previa grupo de terneros esperando el juzgamiento de los jueces. 
Además dos terneros premiados, un caballo de polo y un vacuno descansando en su cama.


Fotografía Urbana

INVIERNO

La plñaza y al fondo la Facultado de Ingenieria en Buenos Aires.

Plaza en día nublado y muy frío.

Sin el sol, su tibieza y la luz que nos cambia el ánimo, el día  es gris y muy frío
El frío es normal en la época del año en que vivimos : el invierno, lo sabemos pero no nos acostumbramos.

Me pica la garganta, por momentos me llora la nariz y algún que otro estornudo me tiene a  mal traer.
No llevo guantes, no estoy acostumbrado a ellos, y la cámara me tiembla en la mano. Al llegar a la plaza me detengo, saco  esta fotografía donde se puede apreciar la sensación de frío y desolación del ambiente.

Unos pocos ocasionales visitantes y el acompañamiento de unas pocas palomas es lo que se ve a esta hora del día.
Sigo mi camino y solo pienso en llegar a casa, tomar un té caliente y descansar.

EL PAISAJE URBANO

GENTE EN ELPAISAJE

ByN. Mujeres paseando por -Recoleta,Buenos Aires.

Amor


Pareja de turistas paseando por centro de la Recoleta.

Caminantes


Grupo de jóvenes arrojando por el aire a una muchacha.

Disfrutando de la ciudad


ByN. Dos mujeres recorriendo la Recoleta,Bs.As..

Femeninas


Soy del barrio, vivo cerca de la zona turística de la Recoleta en Buenos Aires, y de vez en cuando los fines de semana me doy una vueltita y saco algunas fotos.

Hoy presento estas con la excluyente participación del elemento humano el cual, para mí, es indispensable en la fotografía callejera porque le da vida y embellece con sus emociones y actitudes. 

Para comparar o quizás para romper la monotonía he mezclado fotos en blanco y negro con fotos en color.
 

Cosas que nos deja un paseo por Recoleta.




La Recoleta, en Buenos Aires, es un barrio que tiene un atractivo turístico donde muchos visitantes lo transitan a diario.

En la  multiplicidad de cosas que se nos presentan cuando paseamos por ella he rescatado pequeños detalles que hablan de la heterogeneidad de lo que muchas veces no reparamos o prestamos atención.

Mi fotografía es en este caso la de un visitante que pasea camarita en mano y disfruta del paisaje.


Grupo de relojes ordenadamente puestos a la venta

A su gusto


Pecho de hombre con una remera del increible Hultk

El increible


Una paloma en una cornisa en espera.

Espera solitaria


Farolas colocadas en un paredón vistas de perfil

Farolas engarzadas


Muchos relojes pulseras en un mostrador dispuesto a la venta

Hora segura


Un cantero con plantas y flores de pensamientos en hilera.

Pensamientos


escultura de mujer desnuda en bebedero público

Sedienta


El secreto de una buena fotografía.

Pajarito sobre farolas y el cielo de fondo.

Vigía en las farolas

El secreto de una buena fotografía es que no necesita de explicación.
La fotografía habla por si sola y nos impacta de distinta manera  porque todos los que las observamos somos  subjetivamente diferentes.

El verdadero secreto es lograr una fotografía que impacte transmitiendo sensaciones que no necesita de la explicación escrita del autor.
Es decir la fotografía debe tener voz propia para contar una historia o transferirnos sus emociones.

¿Cuales son las herramientas con que constamos? 

En primer lugar una cámara fotográfica (Ahora también un celular con cámara) que es obvio, luego conocimientos de composición y técnica y los más importante paciencia, objetividad y una idea a fotografiar.
 A veces la idea no es premeditada sino que nos aparece súbitamente  para la cual hay que estar atento a lo imprevisto.

La mayoría de las buenas fotografías-por no decir todas- tiene un proceso realizado por el fotógrafo.
Consiste en programar la cámara, esperar el momento oportuno, enfocar e imaginar la foto que se quiere lograr, disparar y luego el procesado.

Este  último es  el corolario de todo lo anterior y donde se completa la creación fotográfica.
Es ahí donde el autor le pone su impronta, su punto de vista, sus sentimientos y su mensaje.

Fotografía Urbana

Hombre trabajando

Cartonero tirando de su carro en la noche.

El pan de cada día con esfuerzo

Cuando el país anda a los tumbos, cuando la locura del dólar irrumpe en los hogares, en la tele, y los diarios, cuando los descontentos  surgen y los más exaltados cortan calles y rutas en protesta el cartonero sigue  trabajando.

No importa si las tarifas de luz y gas aumentan, no le preocupa otra cosas que lo más importante como alimentar a su familia.
No tiene tiempo para protestas, solo aprieta los labios toma su carro y sale a recorrer calles buscando los que otros descartan y escarba en la basura sin más protección que la ayuda divina .

Tampoco le importa el clima, es más lo desafía, sale igual con viento, frío, lluvia o extremo  calor.
No sabe de feriados o días no laborables, tampoco de obras sociales, vacaciones o jubilación.
Solo sabe una cosa: Que de él depende el sustento diario de toda su familia.
Y como último recurso debe apechugarla y hacer su trabajo, ése que seguramente no eligió pero es el único que puede hacer por las condiciones en las que se encuentra.

El cartonero como se le ha dado llamar es un  ser humano al que los sueños le han sido arrebatados por una sociedad que no los ha tenido en cuenta.



Fotos a la tardecita

Grupo de gente ferente a una vidriera iluminada
Charlas

Gente en la calle dos grupos charlando entre sí al parecer a la espera de entrar al cine del complejo.
La vidriera les sirve de iluminación como para no estar en oscuras, no les interesa, su contenido.

Con se comprenderá la fotografía es de archivo, no tomada recientemente ya que estamos en verano y los personajes están muy abrigados.

Fotografía callejera de Buenos Aires.

Vendedor de flores en la calle florida ,en Blanco y Negro.
Vendedor de flores
Un sábado de este setiembre antes del comienzo de la primavera me encontraba paseando por el microcentro porteño y ahí en una esquina con Mitre un vendedor ambulante de flores ofrecía su mercancía a los transeúntes y me pareció un buen sujeto para fotografiar.

Poca gente por ser un sábado, muy lejos del aluvión de personas de los otros días de semana.
Como  él hay muchos que venden distintas cosas a lo largo de toda la calle.
No será lo ideal pero es una salida laboral digna y ojalá que les sea rentable.

En la escena además podemos ver gente que pasa y las espaldas del monumento a Roque Saénz Peña emplazado sobre la vereda que da a la diagonal que lleva su nombre, más conocida como Diagonal Norte.

La foto disparador de recuerdos.



Un hombre sentado y su perrito parado en dos patas.
De pie
Cuando una pasea por Recoleta los fines de semana disfruta del día mientra  busca inconscientemente
alguna novedad, algo que nos atraiga. Lo que menos pensaba que yo iba a encontrarme con mis añosos recuerdos.

La imagen de hoy me volvió al pasado, a mí pasado, unos sesenta o más años atrás. Entonces vivía en mi pueblo natal, en la casa del abuelo.
Estaba ubicada en una esquina y tenía forma de L. Todas sus habitaciones daban a la calle.Una casa de ésa época era de techos muy altos, habitaciones amplias .
En el interior teníamos una galería techada que la separaba del patio.

Mi habitación era la de la esquina con un balcón  amplio y protegido con persianas metálicas. Para llegar a la salida que daba al patio debía pasar por una habitación contigua, luego el pasillo que comunicaba con el baño, luego el comedor y finalmente llegaba a la cocina con puerta al exterior, salida a la galería.

En ese entonces tenía un perro al que llamábamos Batuque, nombre popular en aquellos años, que dormía en la galería y que tenía como único mobiliario una bolsa de arpillera que le servía de cama.

Otros tiempos en donde el perrito no era parte de la familia como hoy, sino que era un ser distinto y ocupaba otro lugar fuera de la casa.
No se conocía el alimento balanceado por lo que su alimentación pasaba por lo que comíamos nosotros. Felizmente la carne no era un problema económico, y podíamos facilitársela.
Le gustaba comer la que tenía huesitos: el  asado de costilla y la costeleta..
En Bueno Aires a la costeleta se la llama bife de costilla y en otras partes chuleta.

A mí, como a todos los chicos, me gustaba dormir mucho y no me levantaba muy temprano.- siempre fuí a la escuela de tarde-.
Mi mamá era la primera en levantarse y abrir la puerta de la cocina y siempre- nunca supe por que-, Batuque esperaba ese momento para introducirse en a casa, recorrer todas las piezas hasta llegar a mi cama y darme cariños besos  hasta despertarme.
Cuando lo lograba, solito- sin decirle yo nada- corría hasta la cocina y salía de la casa. Esta rutina solo terminó cuando Batuque murió.

Recuerdos que volvieron  como en una bruma de mi memoria gracias a la imagen de ese perrito de pie contemplando a la gente que pasaba cerca de él.

Fotografía grupal en movimiento.


Grupo de Chicas y chicos cruzando la Avda.Santa Fe.
Alegre juventud

La fotografía grupal se refiere a las tomas de fotos a grupos generalmente preparados a tal fin.
Para un mejor logro fotográfico se debe estudiar la organización de los componentes,la iluminación, la composición y sobre todo el enfoque.

Todo esto es válido en casi todas las ocasiones, pero que pasa en la calle cuando no tenes tiempo de preparar la escena, no controlas la iluminación, el grupo no está posando y  estás en movimiento y no tenes tiempo de de pensar y sabés que es solo un instante y tu única oportunidad.

Debes resolver todo en un segundo, pues sino será tarde y el grupo habrá pasado y la foto no será la misma.
Así que tenes que apresurarte, encuadrá lo mejor posible y dispará en el  momento justo para captar sus expresiones.

El grupo avanzaba en línea, salvo una de las chicas que se adelantó un  paso y cubrió a otra, riendo muy divertido transmitiendo su alegría.
.


Basta de violencia

Dos policias bloqueando la Avda.con el Obelisco de fondo
Piquete policial
Los piquetes, esos cortes compulsivos de calles y avenidas en la ciudad de Buenos Aires son comunes y casi diarios diría yo, pero el de la imagen es un corte de la avenida para proteger una manifestación de "Ni una Menos" contra la violencia a las mujeres provocadas por el machismo exacerbado y alocado de algunos dementes.

Una manifestación pacífica donde miles de mujeres expresan su reclamo de justicia a pura voz altisonante, pero debidamente justificada por los horrores que les toca vivir a muchas de ellas. Muchas no están para reclamar, su espacio lo cubren sus familiares y amigos que siguen pregonando por una justicia que los ampare y termine con tantas atrocidades.

El color en el paisaje urbano.

Visita al Jardin Japones chicos entre las plantas.
Chicos en el Jardín
El paisaje urbano está en toda la ciudad, o mejor dicho la ciudad es todo el paisaje urbano.
La gente participa activamente en él. En este caso el paisaje se sitúa en el Jardín Japonés de la ciudad de Buenos Aires ,en mayo de este año, festejando sus cincuenta años de vida.
Muchísima gente estuvo presente en los festejos, más de cien mil personas lo visitaron y disfrutaron del lugar y también sufrieron la presión de la muchedumbre en movimiento.

La imagen, como todas las fotografías, rescata un instante de ese acontecimiento, lo congela en el tiempo y lo hace perdurable por siempre.
En primer plano un arbusto pequeño finamente conservado por expertas manos de los jardineros del lugar, y detrás  chicos y chicas apartados de sus familiares recorriendo el predio.

El color le dá un sabor distinto al paisaje, resaltando los contrastes de los distintos tonos de su pigmentación.
Los distintos tonos de verde, los amarillos, los marrones, rojos y azules se confabulan para darnos esta  -para mí- bella imagen.

Imagen del subte de Buenos Aires.

Interior del subte en espera.
Linea H
El título es muy presuntuoso, es solo la foto del interior de una formación en espera a salir desde la cabecera Las Heras de la  línea H.

El subte es el servicio más rápido que tiene la ciudad para trasladarse de un punto a otro.
La gente espera pacientemente sabiendo que serán solo algunos segundo hasta comenzar el viaje.
Paulatinamente en cada estación se irán renovando los pasajeros, algunos  bajarán y muchos subirán
conformando así una corriente humana con vida propia.


Una casa de ensueño.

Frente de una casa de 3 plantas maravillosamente decorada
El buen gusto
Una imagen tomada en este otoño que nos muestra el frente de esta casa de tres plantas con una decoración exterior de tan buen gusto que impacta a primera vista.
Algo que nuestros ojos y nuestro espíritu agradecen regocijados. 

No me puedo imaginar la misma escena tomada en primavera con la enredadera en todo su esplendor y las flores que tan bien acompañan en su mayor colorido.

El color es lo primero que impacta. Las formas de sus ventanales con las persianas abiertas,la puerta de entrada y la del garage de un mismo color combinando con el resto realzan la primera impresión.

El paisaje urbano de Buenos Aires

El Monumento al cartero frente al CCk y su entorno
Sr. Cartero.

El paisaje urbano es apasionante, me atrae y me entretiene en este mi hobby que es la fotografía.
Tal vez por el hecho que vivo en una gran ciudad como Buenos Aires es lo que me induce y condiciona a buscar y fotografiar esos espacios y esos momentos que pasamos en ellos.

Esta imagen la tomé cuando fui a conocer el Centro Cultural Kirchner (ex Correo Central) y frente a el la estatua del cartero.

Miré la escena y me pareció que debía fotografiar la estatua y su entorno, el cantero de rosas blancas al frente y por detrás la ciudad en pleno crecimiento con el sol y las nubes.
Este paisaje nos muestra a mi entender dos épocas. 
En la primera representada por el cartero en la que fue realmente un  protagonista esencial en las comunicaciones.

Te acordás aquellos tiempos, bueno no vos que sos muy pichón, pero hubo una época que el cartero era muy esperado y  recibido con alegría, te diría. Era el portador de la carta que tanto esperábamos.Ese sobre nos traía las novedades que solo de esa manera era posible obtener. 

En esos tiempos no existían los celulares y en unas contadas casa se  mostraba el aparato del teléfono, pero las comunicaciones eran dificultosas y conseguir una comunicación entre dos poblaciones distantes era una odisea que representaba una demora de muchas horas.

La carta era un medio donde se expresaba el romanticismo propio de esos tiempos, el amor era transportado en una misiva dentro de un sobre que aquel abnegado servidor público se encargaba de entregar a su destinatario.

El progreso fue cambiando los hábitos, los pensamientos, las maneras de vivir, lo fue transformando todo. Lo que era dejó de ser y cada cosa se renueva al ritmo de su avance.
Es así que me temo que también el romanticismo dejó de existir en la forma que era en ese entonces y tal vez hoy si existe se exprese de otra manera, no lo sé..

Volviendo a la imagen, la segunda época  es la que se vé detrás del monumento que es la de una ciudad en constante crecimiento y que debe gran parte de su empuje a los adelantos en el conocimiento que permitieron la fantástica transformación en la que esta inmersa no sóla la ciudad sino el mundo entero. 

Realidad o fantasía.

Un émulo de Aladín sostenido en el aire,dos turistas paseando.
La magia que faltaba
Sábado a la tarde, peatonal Florida, Ciudad de Buenos aires, Argentina, la imagen nos retrata como pocas.

El actor en primer término parece representar nuestro deseo de que algo mágico nos ayude a salir de las penurias que estamos sometidos.No importa si estas fueron provocadas hoy, ayer o desde siempre, lo importante es encontrar de una vez por todas un camino que no unifique y nos salve como país.

La foto nos muestra - sin querer o queriendo- el drama de la desigualdad imperante en la sociedad. En pleno centro de la capital, en la peatonal más famosa, conviven un indigente al fondo de la imagen seguramente sin hogar y viviendo en la calle y el paso de dos aparente turistas elegantemente vestidas que no lo registran y a los que atrae la ilusión del émulo de Aladín en el centro de la fotografía.

Tal vez el mago que levita en cierta forma nos esté haciendo ver que la magia es solo una ilusión óptica y la respuesta está en  mirar y ver los problemas como una oportunidad para hacer.
Necesitamos de la magia para hacer que los representantes del pueblo dejen sus miradas sectoriales y se unan en una sola mirada :El País como un todo.



MI INSTAGRAM
"@fotossinporque