FOTOS SIN PORQUE
Mostrando las entradas con la etiqueta Fotografia Callejera. Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas con la etiqueta Fotografia Callejera. Mostrar todas las entradas

Primavera la estación del amor.

El besote
Estamos en primavera en este lado del mundo y románticamente la consideramos la consideramos la estación del amor.
En esta época todo se transforma: crecen las plantas , aparecen las hojas de los árboles y el milagro de la flor.
A los seres humanos nos pasa algo similar, se nos revolucionan los sentimientos y parece que recién tomáramos noción de lo que nos rodea.
Nos maravillamos por lo que nuestros ojos ven, respiramos un aire más puro, vemos casi todo lindo y nos parecemos mas alegres.

Quizás en este momento sin querer tenemos noción de que estamos enamorados de la vida.
Es el amor el que motoriza todos nuestro buenos gestos, acciones y comportamientos. Somos más amigos de los amigos, sabemos sonreír más a menudo y somos más complacientes con los demás.

 Con nuestros seres queridos hace que seamos mas efusivos y como en el caso de la fotografía de arriba ,extremadamente efusivos. En algunos casos llegando al extremo de hacer desaparecer todo a nuestro alrededor,  deteniendo el tiempo y transformando ese instante en  eterno.


La vida veloz

Dos jovenes comienzan a cruzar en medio del transito en CABA

Vamos


La vida en una gran ciudad es muy complicada y muy agitada por cierto.
La ansiedad que envuelve a sus habitantes los pone en un estado de alerta y los obliga a entrar en una vorágine donde la velocidad se apodera de ellos.

La imagen documenta algo muy común que es el apuro por llegar a cualquier lugar, sin importar las consecuencias que esto pueda acarrear.
Aún el tránsito no se ha detenido y esas dos muchachas se lanzan a cruzar la calle motivadas por esa locura de la rapidez que se ha apoderado del ADN de los que aquí vivimos.

La urgencia de llegar lo más rápido posible para llegar al trabajo, la escuela , al cine, etc se ha hecho carne y pareciera ser que dirige nuestro diario accionar, aún en las cosas mas irrelevantes.

El día domingo es el día del freno a tanta ansiedad , el momento del relax, el desenchufarse, cargar las pilas quizás para poder afrontar el resto de los días de la semana.

Fotos de la ciudad.

Muchacha a contraluz esperando cruzar,detrás el sol ilumina las nubes.

Ella


Seria, con la mirada puesta a algo no definido esperando seguramente poder cruzar la calle donde el tránsito esta presente.

Envuelta en una  penumbra dado que el sol ilumina la parte alta con nubes y los altos de una torre de departamentos, parece estar pensando en algo muy complicado que la mantiene en esa actitud.

Una imagen de las cosas cotidianas de la ciudad y sus habitantes.

Fotos urbanas de Buenos Aires

Microcentro Buenos Aires una pareja observando un puesto de bicicletas municipales

Te animas.

La ciudad y su gente.

En este domingo muy particular, en el que el tiempo se asoció para homenajearlas a ellas, las más grosas de todas, las madres.

El sol a pleno ilumina radiante al día y la gente aprovecha para salir, estar mimando a la masa linda, más buena y querida mamá.

Y para aquellos que no la tenemos, simulemos el dolor de ese vacío imposible de llenar con la resignación  y la alegría de tenerla siempre presente en nuestro corazón.

Fotografiando emociones

ByW.Joven acaricia el cabello de una chica en Recoleta.

Ternura

Estamos en primavera y salimos a fotografiar cosas. El día se presta, esta soleado, hay gente en la calle y aprovechamos.

Nos encontramos con esta escena plena de emoción. La primavera y la juventud son buenos condimentos para que fluyan los sentidos y las demostraciones afectuosas como en este caso.

Un gesto tierno compatible con el cariño, camaradería y el amor. 

Fotos
La Ciudad
Sus calles.


Vista parcial de la Avda del Libertador.
Avda.Del Libertador.


Soy un fotoaficionado simplemente por diversión, para distraerme y mantenerme ocupado dada mi condición de jubilado.
Salir de la administración para continuar con la fotografía ha servido para eliminar la carga de estrés acumulada en años , alejarme de la depresión motivada por el desempleo, darme la vitalidad necesaria para acompañar a mi esposa y poder dedicarme al abuelazgo de mis tres nietitos que me exigen al máximo.
Por mi temperamento rompo siempre con la regla de las tres P en cuanto a la fotografía de paisajes. Soy demasiado vehemente por lo que no tengo paciencia, perseverancia y no realizo una preparación previa a la toma de la fotografía.

Esta foto la tomé cuando paseaba por la ciudad, más específicamente por la Avda. del Libertador.







FOTOS.
IMAGENES EN COLOR MINIMALISTA

ByN Mujer cruzando la calle 
Empujando



Gente esperando 
En espera.





La fotografía en Blanco y Negro muchas veces es utilizada como un recurso idóneo para expresar algo.
En este caso darle importancia a la carga impresionista que me llega, me toca y me pide su exposición.
Esta fusión de todos los colores y la negación del mismo produce un atractivo muy particular sobre la imagen.
De su observación podemos sacar nuestras propias conclusiones y puede gustarnos o no, pero algo de por sí nos moviliza.
Quizás el Blanco y Negro sea algo así como el alma de la foto y cuando nos adentramos en ella respiramos su aroma, desnudamos su extrañas y descubrimos su existencia.


Posted by Picasa

FOTOS
Barrio mío.

Paisaje urbano 
Colonial.



Un día martes de tarde el barrio duerme su siesta, Puertas y ventanas cerradas prolija vereda ,una transeúnte apresurada rompe el hechizo de tal quietud. 
La vieja casa destaca por sus formas y su color. Me retrotrae a la época de la colonia y el tiempo se desvanece.











Posted by Picasa

FOTOGRAFIA.

LA REALIDAD

DE ESPALDAS A LA REALIDAD


Ficción o realidad.


Vivimos en un mundo virtual en el que nos refugiamos por comodidad ó quizás por el convencimiento que no podemos modificar nosotros la realidad.
Vamos por la calle mirando sin ver lo que no queremos ver.
Hacemos a un lado lo que podría molestar nuestra sensibilidad, lo ignoramos.
Como si así lo podríamos hacer desaparecer, que no exista.

En el mundo irreal no existe nada que nos perturbe, que nos moleste, todo es agradable.
No existe el hambre, el dolor, la suciedad, la pobreza, la descortesía y la incultura.
Esta ficción es un escudo para mantenernos animados y poder sobrellevar cualquier circunstancia.
Ojos que no ven corazón que no siente, nunca más acertado esta axioma.

No ver lo indeseable no causa placer pero tampoco dolor.
Al no involucrarnos con la realidad estamos legitimando un estado de cosas que no debieran existir.
Nuestra pasividad como sociedad hace que esto perdure y se aumente con el tiempo.

Cuando alguno de estos males nos afecta directamente como individuos, es decir sentimos en "carne propia"su influencia, la realidad nos choca y nuestros ojos se abren y la visión se agiganta. En ese momento estallamos, protestamos, nos quejamos, nos agrupamos con otros afectados, saltamos vallas, cortamos calles y todo lo que se nos pueda ocurrir.

Gestos, costumbres. .

Vendedor de pastelitos en Recoleta,Buenos Aires Pastelitos, ricos, calentitos y baratos

La plaza desborda de gente.
Personas que vienen y van,Turistas, curiosos, vecinos, alegres y aburridos.
Pasean frente a los puestos de los "pulgueros",así los llaman.
Artículos artesanales para gustos varios.
Entre éstos se encuentra él, artesano de la gastronomía.
Lo que impacta es la pulcritud personal y los ricos Pastelitos caseros, de membrillo y batata con chocolate.

FANGAL

Foto: Una postal pueblerina de un tiempo que pasó.
Fangal: mezcla divina de tierra y lluvia.Barro que aprisiona, asfixia, y dificulta el andar en la tarde gris.




Luvia sobre  las calles de tierra  del pueblo mientras pasa un carroFoto de antaño, blanco y negro, testimonio fiel de vivencias pasadas y que nunca volverán.
Añoranza de días de pantalones cortos y pies descalzos chapoteando en las veredas.
Corchos de botellas transformados en barcos flotando en las cunetas.
Tardes de mates y tortas fritas.

El barro dejó paso al asfalto y hoy ya nadie recuerda al fangal.


FANGAL Letra de Enrique Santos Discépolo Música de Enrique Santos Discépolo Lo cantaba Edmundo Rivero. Yo la vi que se venía en falsa escuadra, se ladeaba, se ladeaba por el borde del fangal. Pobre mina que nació en un conventillo con los pisos de ladrillos, el aljibe y el parral. Alguien tiró la banana que ella pisó sin querer, y justito cuando vi que se venía ya de cúbito dorsal me la agarré. Fui un gil porque creí que allí inventé el honor, un gil que alzó un tomate y lo creyó una flor. Y sigo gil cuando presumo que salvé el amor, ya que ella fue quien a trompadas me rompió las penas... ya ven, volví a la mugre de vivir tirao, ¡caray! si al menos me engrupiera de que la he salvao. Esto dijo el cusifai mientras la cosa retozaba, retozaba ya perdida en el fangal, y él tomaba una ginebra desastrosa entre curdas y malandras en la mesa de aquel bar. Si alguien tiró la banana, él que era un gil la empujó, y justito cuando vio que se venía ya de cúbito dorsal se le prendió. Fui un gil porque creí que yo salvé el honor, un gil que alzó un tomate y lo creyó una flor. Y sigo gil cuando presumo que encontré el amor, ya que ella fue quien a trompadas me rompió las penas, ya ven, volví a la mugre de vivir tirao, ¡caray! si al menos me engrupiera de que la he salvao.



Tango:Baile sensual al ritmo del 2x4.
"Es un pensamiento triste que se baila"(Enrique Santos Discépolo).

Ninguna flor

Ventanas de un edificio antiguo en Buenos Aires
Ventanas


Setenta balcones y ninguna flor

"Setenta balcones hay en esta casa,
setenta balcones y ninguna flor...
¿A sus habitantes, Señor, qué les pasa?
¿Odian el perfume, odian el color?

La piedra desnuda de tristeza agobia,
¡dan una tristeza los negros balcones!
¿No hay en esta casa una niña novia?
¿No hay ningún poeta lleno de ilusiones?

¿Ninguno desea ver tras los cristales
una diminuta copia de jardín?
¿En la piedra blanca trepar los rosales,
en los hierros negros abrirse un jazmín?

Si no aman las plantas no amarán el ave,
no sabrán de música, de rimas, de amor.
Nunca se oirá un beso, jamás se oirá un clave...
¡Setenta balcones y ninguna flor!

Baldomero Fernández Moreno (Argentina, 1886-1950)
MI INSTAGRAM
"@fotossinporque