. noviembre 2012 | FOTOS SIN PORQUE

domingo, 18 de noviembre de 2012

FOTOS
NUESTRA FLOR NACIONAL

FLOR NACIONAL ARGENTINA 



El ceibo



Florece en distintas épocas según la región, a comienzos de octubre, se ven ceibos florecidos en las provincias norteñas. Nacen agrupadas en las ramas verdes, es decir, las formadas en la temporada.
Nacen de a una en una, dos o tres en las axilas de las hojas y están unidas a las ramas por un pedúnculo floral.
Cuando varias flores nacen juntas, al conjunto se lo denomina inflorescencia. En el ceibo, las inflorescencias son de 2 o 3 flores, estos grupos suelen reunirse en los extremos de las ramas jóvenes formando "racimos" que llaman la atención por su color rojo carmín. Estos racimos se asemejan a la cresta de un gallo, razón por la cual el naturalista Carlos Linneo le dio el nombre de Erythrina crista-galli (Ery -tro = rojo, crista galli = cresta de gallo). El pimpollo está cubierto por pétalos sedosos.

Un equipo del Ministerio de Agricultura se dedicó a investigar cuál debía ser la flor nacional. Algunos razones porque la flor del ceibo fue elegido como la flor nacional son las siguientes: Fue la flor preferida por los habitantes de diversas zonas del país.
A nivel popular en el interior y exterior ya era considerada flor nacional del país.
Leyendas aborígenes la han evocado y ha sido fuente de inspiración para diversas expresiones artísticas que enriquecieron el patrimonio cultural.
Su color figura entre los que posee el escudo de la República Argentina.
fuente: Portal Planeta Sedna.


LEYENDA DEL CEIBO
Cuenta la leyenda que en las riberas del Paraná, vivía una indiecita fea, de rasgos toscos, llamada Anahí.
Era fea, pero en las tardecitas veraniegas deleitaba a toda la gente de su tribu guaraní con sus canciones inspiradas en sus dioses y el amor a la tierra de la que eran dueños...
Pero llegaron los invasores, esos valientes, atrevidos y aguerridos seres de piel blanca, que arrasaron las tribus y les arrebataron las tierras, los ídolos, y su libertad.
Anahí fue llevada cautiva junto con otros indígenas.
Pasó muchos días llorando y muchas noches en vigilia, hasta que un día en que el sueño venció a su centinela, la indiecita logró escapar, pero al hacerlo, el centinela despertó, y ella, para lograr su objetivo, hundió un puñal en el pecho de su guardián, y huyó rápidamente a la selva.
El grito del moribundo carcelero, despertó a los otros españoles, que salieron en una persecución que se convirtió en cacería de la pobre Anahí, quien al rato, fue alcanzada por los conquistadores.
Éstos, en venganza por la muerte del guardián, le impusieron como castigo la muerte en la hoguera.
La ataron a un árbol e iniciaron el fuego, que parecía no querer alargar sus llamas hacia la doncella indígena, que sin murmurar palabra, sufría en silencio, con su cabeza inclinada hacia un costado.
Y cuando el fuego comenzó a subir, Anahí se fue convirtiendo en árbol, identificándose con la planta en un asombroso milagro.
Al siguiente amanecer, los soldados se encontraron ante el espectáculo de un hermoso árbol de verdes hojas relucientes, y flores rojas aterciopeladas, que se mostraba en todo su esplendor, como el símbolo de valentía y fortaleza ante el sufrimiento.
Fuente: Oni.escuelas.edu.ar.

Posted by Picasa

viernes, 16 de noviembre de 2012

FOTOS.
Paisajes de mi ciudad

Paisaje de la Recoleta 



Paisaje de Recoleta 



Paisaje en Recoleta 



Paisaje de recoleta 



El paisaje urbano es decir aquel que se corresponde con una urbe o ciudad populosa se diferencia del campero , además por la gran población , por la dinámica de una y otra.
En el campo todo es apacible, lento, las modificaciones - si las hay- son pausadas, suaves; en cambio en la ciudad las transformaciones son rápidas, constantes, se modifican edificios, calles, accesos, plazas, parques y todo lo que exista. El tránsito frenético, avasallador, es resultado del constante aumento de la población y la escasez de terrenos libres que pudieran mitigar ese aumento.
El paisaje urbano es dinámico, vigoroso, en constante movimiento, en cambio el paisaje campero es más perezoso, lento y sus cambios más esporádicos por lo que permanecen mucho más tiempo sin cambios. 

Las fotografías de arriba fueron tomadas en La Recoleta desde el paseo Chabuca Granda en la Plaza Intendente Alvear.


Posted by Picasa

sábado, 10 de noviembre de 2012

FOTOS.
Gente protagonista

Pareja mateando 

.


El fin de semana se presta para salir al aire libre para respirar aire menos viciado y poner la mente en claro después de una semana agotadora.
El mate es un buen elemento que nos ayuda a distendernos porque propicia la charla que nos aleja de las presiones cotidianas.
Se lo disfruta dulce o amargo, eso va a gusto de las personas, durante toda la tarde. En oportunidades  hay que recargar el termo varias veces -sobre todo si son varios los tomadores.
El agua nunca debe hervir puesto que quemaría la yerba que es componente esencial para su existencia.
Se lo suele acompañar con biscochos, galletitas, facturas, o lo que se disponga en ese momento. La yerba mate según estudios es antioxidante, diurético y laxante natural. Además aporta potasio y magnesio.
Y entre mate y mate la tarde se va pasando y las penas olvidando.



Posted by Picasa

jueves, 8 de noviembre de 2012

FOTOS.
Iglesia en las nubes

Paisaje urbano 


Las flores del Paseo Chabuca Granda en primer plano, parte de los puestos de los artesanos y al fondo la Basílica de Nuestra Señora del Pilar enmarcada por esas nubes conforman la belleza de este lugar al que asiste mucha gente sobre todo los fines de semana.
El paseo tiene ese nombre en homenaje a la compositora peruana a quien Atapualpa Yupanqui bautizó como Juglaresa de América.
 Su obra es muy amplia pero la más conocida e interpretada por casi todo el mundo es "La flor de la canela". Falleció el 8 de marzo de 1983.

Posted by Picasa

martes, 6 de noviembre de 2012

FOTOS.
A la sombra.

Turista bajo el gomero de Recoleta 



Un turista mapa en mano reflexiona bajo la sombra del añejo gomero atracción de la Recoleta.
La luz su cuela entre el follaje y golpea el empedrado con forma circular del piso.
Se divisa parte de las grandes ramas que caen al suelo como abatidas.
Más allá la luz solar y gente relajándose al aire libre.



Posted by Picasa

domingo, 4 de noviembre de 2012

FOTOS.
Gente en el paisaje

GENTE EN LA VEREDA 


Esta foto la saqué en la Avda. Santa Fe un día cualquiera.
Me gustó el blanco de lo que creo que será una vidriera del negocio que se estaba montando contrastando con la oscuridad del interior que se aprecia por la abertura del frente.
La gente que pasa por la vereda en sentido contrario me recordó aquellas viejas películas donde los problemas se dirimían mediante el duelo de los dos protagonistas.
 Un duelo de un hombre y una mujer es un duelo de estos tiempos.



Posted by Picasa

viernes, 2 de noviembre de 2012

FOTO.
Una vista

 


El vidrio nos separa , nos oprime, pero aún así nos permite ver lo que hay más allá.
La transparencia del divisorio nos confunde y creemos que somos parte de ese panorama.
Pero no, no hasta que logremos acceder a un puerta que nos facilite la entrada a esa "otra dimensión"
Queda la incógnita:¿podremos pasar e integrarnos?
¿Nos sentiremos cómodos, alegres, felices por estar ahí?
´ El sabernos de éste lado nos hace sentir deseos de estar del otro lado.
Un sentimiento extraño , ansioso, belicoso, que nos impulsa hacia adelante, en ir en su búsqueda.
¿Cúal es el motivo?
Mi impresión es que somos inconformistas por la sencilla razón de no saber que queremos y de no darnos cuenta de valorar lo que tenemos.
No se deben conformar lo que nada tienen, ni siquiera la esperanza. Los oprimidos, discriminados y avasallados.
Siempre habrá algo que valorar en nosotros.
Siempre habrá algo por que luchar, algo que alcanzar.
Que el brillo de algunas cosas no nublen nuestra vista y sepamos que no todo lo que brilla es oro.
Y sobre todo que del otro lado también se cuecen habas.



Posted by Picasa